Cómo empecé y por qué estoy metido en el mundo del poker

Recién empezado el año 2010, cuando yo hacía tercero de carrera, Josep, uno de mis compañeros de piso, llegó a casa hablándonos de poker online. Por lo visto un amigo suyo del colegio había descubierto una página web sobre una escuela de poker, una suerte de sitio donde te enseñaban a ganar dinero a esto… gratis! Por lo que contaba se podía ganar mucho dinero a este juego. ¡Cojonudo!, nos vamos a forrar usando las cuatro tablas mágicas de la escuela… ¡y a vivir!

Con Josep, celebrando en un viaje a Cuba que ya casi éramos millonarios

Con Josep, celebrando en un viaje a Cuba que ya casi éramos millonarios

El tema pintaba bien, así que Josep se puso manos a la obra, y tablas a la mano, para intentar sacar los primeros dólares. Por entonces se jugaba internacionalmente en las llamadas .com, lo cuál significaba una liquidez grande y libertad total de horario para jugar dado el alto número de mesas disponibles. Aunque a mí me daba curiosidad el tema, me mantuve al margen. Cualquiera que haya estudiado arquitectura o tenga algún amigo que lo haga, sabrá que si no le dedicas el 170% (incluyendo tus horas de sueño) vas a tener un porcentaje de posibilidades demasiado alto de no aprobar. Asimismo, yo por entonces estaba enredado intentando encontrar mi propio método de ganar pasta fácil, buscando en internet información sobre métodos de inversión en bolsa, y además también tenía una novia con la que pasaba el poco tiempo que podría haber dedicado al poker.

Ale, mi otro compañero de piso, también se metió al poco. Aunque ninguno de los dos apenas ganaron nada, me convenció el hecho de que jugaran con un “método”, un método que pensábamos sería infalible y que en los niveles altos de la escuela serviría para forrarse. Al menos lo que sí parecía es que con ese método no iba a ser posible perder dinero. Así que justo al acabar el curso hice mi primer mini ingreso y me puse a jugar cash NL 4 (para el que no lo sepa, son partidas de apuesta mínima de 4 céntimos de dólar, normalmente se entra con 2-4 dólares en cada mesa). A diferencia de muchos de los que empiezan con esto, no perdí mi inversión inicial (o bustear, como se conoce en el mundillo). Llegué a los 100 dólares y entonces decidí que era jugar demasiado poco dinero y que debía subir a NL 10 (5-10 dólares/mesa). Sin embargo, en este nivel ya me estanqué y dejé de ganar dinero. Yo seguía a rajatabla la estrategia de la escuela de poker, pensando que era la panacea, pero lo cierto es que en niveles tan básicos no era suficiente.

El siguiente curso, el de mi Erasmus, apenas jugué 180.000 manos, que sin embargo para mí eran una barbaridad. Todo para quedarme even (a 0 de ganancias). Para que os hagáis una idea, hay gente que juega esa cantidad de manos en un solo mes. Seguramente lo hubiera dejado ahí si no hubiera conocido a Eloy, uno de mis amigos del Erasmus, que venía de otra escuela de poker online y jugaba un poco más arriba que yo (NL 25, 12-25 dólares/mesa). Él, que era un chico inteligente y le metía muchas más horas que yo, fue la primera persona a la que vi ganar dinero con esto. Recuerdo que a final de año él ya jugaba en NL 50 y se sacaba algún pico. Sin embargo, fui tonto y no aproveché para aprender de él lo más que pudiera. Supongo que pensé que siempre tendría oportunidad más adelante…

Al siguiente curso y con la vuelta a la dureza de mi universidad en Barcelona, dejé el poker por un año mientras me sacaba el último año de carrera. Así que no volví a jugar hasta acabarla en septiembre de 2012, Para entonces ya existía el mercado regulado español, las .es, esto quiere decir, un mercado donde sólo se juega contra españoles y en euros, lo cual implica mucha menos liquidez. Tampoco gané nada entonces, pero hacia diciembre empecé a notar una leve mejora en la gráfica: pasé de estar even –o sea, a 0 en ganancias- a ganar a 2 bb/100. 2 bb = 2 big blinds = 2 ciegas grandes. La ciega es la apuesta mínima de la mesa y la que define el nivel. En este caso, NL 10, las ciegas son de 10 céntimos, y el winrate refleja que ganaba 2 ciegas grandes cada cien manos jugadas. Finalmente en el mes de enero de 2013 fue el gran boom. De repente todo me salía y parecía que había aprendido a jugar contra los peces, a los que además reventaba en los heads-up (partidas uno contra uno), que jugaba cuando nadie más se sentaba en la mesa. Las últimas 30.000 manos reventé el nivel a 18 bb/100 (últimas 100.000 a 6 bb/100), lo cual equivalía a unos nada desdeñables 3 euros/hora. Sí, no es que sea un pastizal, pero era mucho más que los 0 euros/año anteriores, mi mejor marca hasta el momento. Subí a NL 25 y seguí reventándolo, incluyendo la aún mejor noche de mi historia pokeril en la que gané 16 cajas del nivel (400 euros).

Gráfica de cuando subí a NL 25, incluyendo las primeras manos de este nivel. La línea amarilla indica el valor esperado y la verde el obtenido.

Gráfica de cuando subí a NL 25, incluyendo las primeras manos de este nivel. La línea naranja indica el valor esperado y la verde las ganancias reales

Parecía que hubiera entendido el juego por fin, cuando llegó el batacazo… sencillamente correcciones de la varianza que indicaron mi nivel real, y mi gráfica bajó y luego cogió una moderada pendiente a 3 bb/100, siendo ganador pero no lo suficiente como para seguir escalando niveles. Para colmo y como suele pasar en estos casos, mi valor real estaba muy por debajo del esperado (unas 30 cajas). Para los mundanos: los que intentamos ganar dinero seriamente con esto usamos un programa estadístico que calcula tus probabilidades de ganar en cada mano, según como la jugaste y como jugó la suya el rival. Sin embargo, como todos sabéis en el poker existe un factor de azar, por lo que nosotros distinguimos entre el valor esperado obtenido y el valor real obtenido. 30 cajas por debajo del valor esperado (EV) significa 30 cajas x 25 euros/caja = 750 euros más que debería tener en mi cuenta corriente de no existir el azar. En mayo (2013), desmotivado, dejé de jugar otra vez.

No lo retomé de nuevo hasta diciembre. Sin embargo y aunque para entonces ya me lo tomé más en serio, enero y febrero fueron meses a 0 de ganancias, y no fue hasta marzo de 2014 que la cosa empezó a fluir de nuevo. Coincidiendo con el up empecé a mixear NL 25 con NL 50 (es decir, entrando en cada mesa con entre 25-50 euros) y siguió la racha a 6 de EV durante más de 100.000 manos. Cuando por fin decidí dejar NL 25 y jugar sólo NL 50 era verano, llevaba 60.000 manos en NL 50 a 6 bb/100 de EV y acababa de pinchar una entrada para mi primer torneo en vivo, el World Poker Tour de Valencia.

antes 24-9-2014 poker

Gráfica de los últimos meses de 2014 anteriores a mi viaje (24 de septiembre). Se observa al final una pequeña bajada, correspondiente a las semanas posteriores a las vacaciones de verano. Incluye NL 25, NL 50 y un poquito de NL 100. La línea naranja es el valor esperado y la verde las ganancias reales

El torneo, jugado en julio, fue una alegría por conocer a gran parte del staff de mi escuela de poker, si bien me echaron del torneo a las primeras de cambio. Luego vinieron las vacaciones de verano, y al volver ciertos problemas informáticos que, unidos al inminente viaje a Colombia hicieron que no pudiera jugar con regularidad hasta bien entrado octubre, ya en Colombia. Pero eso forma parte ya de otra historia…

Y aquí una entrevista que me hicieron desde el portal de información sobre poker en español más conocido de la red.  ¡Yuhuuu!!, ¡mírame mamá, salgo en la telee!! Cómo se me notan los nervios…

En cuanto a mis motivos para jugar al poker, son muchos, pero empezaré por las razones por las que no jugar no es una buena opción para mí.

Después de dos años trabajando, me quedó bien claro que yo no estoy hecho para la vida convencional. De hecho, lo tenía claro antes de empezar. Trabajar ocho horas al día, cinco días a la semana para alimentar una rutina de consumo y supervivencia es algo que no está hecho para mí. Considero nuestro sistema social obsoleto, en el sentido de que hay mucha gente que se encadena a un convenio social sin sentido, trabajando por sobrevivir y llevar una vida que no quieren para consumir cosas que no necesitan. Por supuesto que hay gente que encaja muy bien en nuestro sistema, sin embargo, no es mi caso. Pero esto seguro que Brad Pitt lo explica mejor que yo:

Yo no elegí nacer en España, ni ir al colegio, al instituto, y la verdad, ni siquiera decidí ir a la universidad, sólo lo hice por inercia, por puro condicionamiento de mi entorno. La enorme presión social. Esto debe cambiar, y al menos en la medida de lo posible quiero intentar decidir yo lo que aspiro a hacer con mi vida. Viajando por Latinoamérica, me he dado cuenta de que no se necesita mucho dinero para vivir, y menos en estos países. Ojalá no se necesitara nada de nada, pero por desgracia, esto es prácticamente imposible en nuestro mundo.

El poker es para mí una alternativa a ese trabajo convencional. Es un medio que me permite tener mucha más libertad que dicho trabajo. Que me permite elegir. Quiero recalcar que para mí es un medio, y no un fin. Desgraciadamente y como antes comentaba en nuestro planeta hace falta DINERO. Y el poker es algo que puede dar, y mucho, dinero. Pero sobretodo si juego a poker, y esto es lo importante, es porque es una actividad que principalmente me gusta realizar, que me supone un reto mental y me divierte intentar resolver. Desde niño siempre me han atraído los temas de estadística, matemática, o probabilidad, y esto va mucho de eso.

Para mí, tiene una sola gran desventaja: es una actividad bastante solitaria, lo cual implica que debemos esforzarnos en compensar el tiempo out of poker con actividades más sociales.

En cuanto a las posibilidades de ruina o de convertirse en un ludópata, existen, pero como es obvio, no del mismo modo para la gente que se dedica profesionalmente a ello. ¿Acaso Pau Gasol es un ludópata del baloncesto? No, ese concepto sólo tiene sentido cuando es una actividad lúdica que se convierte en una obsesión con la que pierdes dinero. Ese no puede ser mi caso porque yo ESTUDIO el juego, disfruto estudiándolo, y eso marca la absoluta diferencia entre alguien que va a jugar para pasar el rato y alguien que puede ganar dinero con ello.

En cuanto a la posibilidad de ruina, como ya expliqué alguna vez, existe sólo si no eres capaz de gestionar correctamente tu banca. Usar siempre un porcentaje de dinero muy pequeño respecto al que tienes nunca te podrá arruinar. Del mismo modo que compras un boleto de lotería y esto no te arruina porque supone muy poco dinero respecto al que tienes, pero no se te ocurre comprar cien mil boletos. La gente que se arruina es sencillamente porque no tiene esto en cuenta. ¡Pero ojo!, que este problema no es un tema exclusivo del poker, y … ¡también existe en la vida real! Por eso mismo, y por tener yo algunos conocimientos extra al respecto, considero que es mucho más real el peligro de ruina para alguien que no comprende ni aplica una correcta gestión de banca en su vida, que para mí. Por ejemplo, cuando la gente sin pensárselo dos veces se compra una casa y se hipoteca por treinta años esclavizándose con un trabajo del cual no tienen ninguna garantía de que vaya a durar esos años y a cubrir tales gastos. Están jugando fuera de banca. Algo que dudo y espero que no me pase a mí porque soy mucho más conservador en el tema del dinero.

En cuantos a los temas de cotización, sanidad y jubilación, la verdad que no me preocupan en estos momentos -supongo que peco un poco de ingenuo-, o por lo menos no considero que tengan la relevancia suficiente como para pesar más que la libertad que me permite esto y todas las otras ventajas que le veo a esta actividad, que son éstas:

  • Puedes realizarla en cualquier momento y cualquier lugar, sólo necesitas un ordenador e internet.
  • No tiene paro.
  • No tiene un jefe que te diga lo que tienes que hacer.
  • No tiene un cliente que te diga lo que tienes que hacer.
  • No dependes de nadie para realizarla.
  • No tienes un horario ni un número determinado de horas que cumplir.
  • Siempre juegas en una moneda fuerte –euro, libra o dólar-, de modo que tu dinero se multiplica en prácticamente cualquier país con una moneda más débil –o sea, el 90% de los países-. Ganar en dólares en un país donde, por ejemplo, se paga en bolívares, es algo que, a menos que lo hayáis vivido, difícilmente comprenderéis la magnitud de su importancia.

Me imagino que el tiempo me dará otra perspectiva, así que este artículo me servirá para revivir y recordar todo aquello que me impulsó a tomar este camino. BSO: una canción de Ska-p que explica un poco todo esto que quiero transmitir.

———————————————————————————————————————————————

Próxima entrada: Llegada a América: Colombianitos y primeros pasos 

Anuncios

4 comentarios en “Cómo empecé y por qué estoy metido en el mundo del poker

  1. Chapó.

    Tendriamos que leer este post al menos una vez al mes todos los que nos esforzamos por no estar en el sistema, con o sin Poker.

    Te sigo también, aunque no tenga ni idea de Poker 😀

    Me gusta

  2. Pingback: …y llegó junio; ¡a pagar impuestos! |

  3. Pingback: Medellín es ciudad. Vuelta a Colombia |

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s