Cómo atracar un banco sin proponérselo

Hoy tendremos una clase de economía… tela telita. Tened en cuenta que los números que pongo son de cuando yo estuve allá, hoy han cambiado un poco por la hyperinflación.

Al entrar en el país, lo primero que llama la atención es el cambio de divisas. Es algo realmente complejo de entender desde fuera del país, y sólo lo logré comprender una vez dentro. Intentaré explicarlo: el gobierno establece tres tipos de cambio: uno a 6,30 bolívares fuertes/dólar, con el que se compran algunas medicinas y alimentos básicos. Otro a 12 BsF/$, precio al que se dispone el famoso CADIVI, que son 3.000 $/año y persona para viajar al extranjero, y otros 300$ para compras por internet. Esto es lo que permite a los venezolanos salir del país o comprarse smartphones, ya que de otro modo les sería prácticamente imposible. Luego está el SICAD II (hasta febrero de 2015) que rondaba aproximadamente los 55 BsF/$. Este precio es el que usaba el gobierno para disponer dólares a las empresas que deseaban importar productos de fuera del país. Como el petróleo ha bajado muchísimo y el gobierno no puedo asumir esos costes, en febrero el SICAD II desapareció para convertirse en SIMADI, o sea, cambia el nombre para ocultar una subida hasta los 173 BsF/$, casi cuatro veces el cambio anterior.

Saludando a los artífices de la revolución cambiaria

Saludando a los artífices de la revolución cambiaria

Y finalmente tenemos el cambio paralelo, conocido también como el mercado negro. A día de hoy está a 288 BsF/$. No, no os imaginéis una oficina clandestina en los suburbios de alguna ciudad venezolana. Mercado negro no significa mercado de drogas ni nada así. Se toma de referencia el cambio dado en las casas de cambio de Cúcuta, ciudad colombiana situada en plena frontera con Venezuela, y donde se realizan el mayor número de operaciones. Es este cambio el que absorbe la mayor parte del mercado de divisas. El ratio es muy variable, debido a la altísima inflación y a la debacle del país. En julio de 2014 estaba a 70 BsF/€. Cuando llegué en diciembre, estaba a 209 BsF/€. El cambio del día se puede ver en la red -si bien el gobierno ha intentado bloquear esto-, por ejemplo, aquí.

Hasta la instauración del SIMADI, cualquier venezolano necesitaba al gobierno para hacer negocios a un cambio no ruinoso. Sin embargo, por lo que he podido informarme aquí, el gobierno a veces no disponía los dólares inmediatamente, o no se los otorgaba a cualquier tipo de negocio, si no que tenía ciertas restricciones. Esto resultaba en que muchas empresas acababan financiándose en el mercado paralelo, multiplicando los precios de compra, y por tanto, de venta.

Además, tener todos estos cambios distintos de divisas resulta en un enorme ventanal abierto a realizar todo tipo de corruptelas. No es una nimiedad, teniendo en cuenta que estamos hablando del país más corrupto de cuantos he conocido y probablemente conozca. Empresarios que compran dólares para importación al cambio favorable, para después revenderlos en el mercado negro. Gente del gobierno que vende dólares a sus amigos al precio bueno a cambio de un porcentaje. Agencias en una infinidad de países -en Madrid mismo las tienes junto a la Puerta del Sol-, donde te hacen una factura falsa para que puedas cobrar los 3.000 $ del CADIVI y volverte a Venezuela con dólares, gastando lo mínimo en tu viaje. Etcétera.

El sistema de divisas también tiene la gracia de que cualquier extranjero que venga al país debe acudir al mercado negro para no obtener un cambio irrisorio (creo que en los cajeros el cambio obtenido es el de 12 BsF/$) . Consecuentemente, los extranjeros no podemos usar tarjeta de crédito y manejamos altas cantidades de efectivo, con el riesgo que esto supone en este país. Además, nos vemos obligados a acceder a un mercado no controlado por las autoridades, lo cual supone que si alguien te cambia dólares o euros dentro del país, siempre intentará hacer negocio contigo. Es decir, si el cambio del día está a 210, te lo pueden dar a 200, a 160, o incluso a 120 como a unos ingenuos franceses que conocí.

¿Cómo hago yo? Parto con la ventaja de tener, como comenté en el post anterior, a alguien de total confianza aquí. Yo ingreso dinero en la cuenta española de mi tío. Él los transfiere a su jefe, que es un hombre de dinero, que tiene asimismo otra cuenta en el extranjero. Luego, su jefe ingresa bolívares en la cuenta venezolana de mi tío. Finalmente, mi tío y yo vamos al banco y sacamos en ventanilla el efectivo, lo escondemos en los calzoncillos y vamos corriendo a casa, luego entraré con más detalle en este proceso. El cambio, para sacar algo de beneficio, siempre nos lo dan un poco por debajo del precio del día en Cúcuta, pero sin llegar a las aberraciones que se ven por ahí.

Para que se entienda la locura que supone conseguir dinero en este país, debo explicar algunos conceptos:

Aquí el sueldo mínimo son algo menos de 6.000 BsF, es decir, ni siquiera unos 30 €/mes. 10.000 BsF es un sueldo medio alto, que realmente vale para poco, y 20.000 BsF los ganará como asalariado muy poca gente. Para ganar más que eso debes ser empresario, o hacer algún tipo de negocios que no dependan de un sueldo fijo.

Ahora imaginaos que yo quiera cambiar 200 €, al cambio unos 40.000 BsF. Puede ser algo así como sacar 8.000 € en España y llevártelos en el bolsillo. Sólo que con el pequeño detalle añadido, de ser uno de los pocos extranjeros en la ciudad más violenta del mundo.

Otro concepto a entender es la altísima inflación: 56% en 2013, 63% en 2014. Si tenemos en cuenta el interés compuesto, esto significa que si en 2013 una hipotética caja de huevos valía 1€, hoy valdría 2,5€. De hecho, puedes ir a comprar huevos hoy y dentro de una semana, y el precio ya ha aumentado. Ni me quiero imaginar cómo se van a disparar los precios ahora que apareció el SIMADI, pensando que en Venezuela apenas hay empresas que produzcan algo y funcionen bien, y que prácticamente toooooodo se importa. El país produce casi exclusivamente petróleo. Si miráis aquí el gráfico histórico, podéis ver que el barril de petróleo de referencia llegó a cotizarse en abril de 2008 a 135 $/barril, y en diciembre de 2014 estaba en 48 $/barril. Al depender tanto de un producto cuya cotización es además tan variable, los vaivenes de su precio afectan enormemente a la economía del país.

Directamente relacionado con esto, está el valor de la moneda corriente. El billete más grande es el de cien bolívares, al cambio actual, algo menos de cincuenta céntimos de euro. Sí, puedes repasar la frase, no lo leíste mal: menos de cincuenta céntimos de euro. Supongo que 100 BsF fueron algo alguna vez, pero ciertamente ahora no dan para nada, ni siquiera en este país. Percibid por un momento mi cara al ver el enorme fajo de billetes, cuando al llegar al país cambié unos 50 € en la frontera colombiana. Ni siquiera te caben en la cartera.

El billete más pequeño es de 2 BsF (menos de un céntimo de euro) y existen monedas de hasta medio bolívar (unos ¡25 céntimos de céntimo!). Cabe decir que las monedas las tiro directamente, y hago lo propio con los billetes de 2. Considero que valen más de lo que pesan, y haciendo cálculos pienso que puedo asumir esa pérdida. Con que tire 1 BsF al día (que es una estimación bastante pesimista), estoy perdiendo unos 365 bolívares al año… o sea, pago 1,8 €/año para poder olvidarme de esa chatarra. Y sí, lo mismo aplico con las monedas de uno y dos céntimos en Europa; ¡deberían estar prohibidas!

Y volviendo al tema, yo contaba todo esto para explicar mi experiencia al ir al banco. Resulta que mi tío no vive en Caracas, y en una de las ocasiones en que yo necesitaba dinero, no podía contar con él. En esta ocasión, él envió el dinero a Norma, la señora que cuida a su madre (ella sí vive en Caracas), y yo fui con ella a recogerlo al banco. Le pedí 40.000 BsF (recordad, unos 200 €), para poder vivir cómodamente unas semanas.

Los bancos en Venezuela no son ninguna excepción de nada, y fácilmente nos encontramos con una cola de treinta o cuarenta personas. Cuando por fin nos atienden, le dicen a Norma que se espere un momento porque tienen que revisar esa transferencia. Se ve que Norma jamás tuvo tal cantidad de dinero en su cuenta, ni nada que se le acerque. Esto os da una idea de lo que gana la gente en el país… Tras media hora más de espera, por fin la llaman para que podamos recoger el dinero. Hemos tenido suerte, parece que hoy sí hay dinero efectivo en el banco.No tuvimos tanta fortuna con los billetes: resulta que de cien no había, así que nos los dan en fajos de cincuenta. Sí, 200 € en fajos de 25 céntimos. Para recibir todo ese dinero no os penséis que se les ocurre darlo aparte, en un cuarto cerrado. No, hombre, si porque observen cuarenta personas como metes fajos y más fajos de billetes en una mochila delante de sus narices, no te va a pasar nada en la ciudad más violenta del mundo. Total, aquí nunca se ha visto que la chica de la ventanilla esté compinchada con un malandro que te espere a la salida. O que te marquen con una tiza tras un disimulado choque  para que sea fácil cazarte al salir. ¿Me explico? Si esto que os cuento no pasa todos los días, no pasa ninguno…

DSC_0099

Esquina  de la avenida Francisco de Miranda, donde estaba situado el banco donde fui a sacar dinero, que queda detrás mío. Al fondo, el Ávila

Reparto el dinero entre la riñonera de Norma y mi mochila y salimos cual galgo corredor, con la mochila puesta del revés -hacia adelante- y mirando a todos lados continuamente. Evitamos quedarnos parados en los semáforos y los pasamos a velocidad crucero. Sólo se respira tranquilidad al llegar a casa y cerrar la (las, pues siempre son dos por seguridad) puertas. Y sí, supongo que será lo más parecido a atracar un banco que haré nunca, pero creedme cuando os digo que me sentí como Bonnie y Clyde.

Aspecto de la avenida Francisco de Miranda en un día de lluvia, donde está situado el banco

Aspecto de la avenida Francisco de Miranda en un día de lluvia

Os estaréis preguntando cómo se puede vivir unas semanas con 200 €. Bien, sed bienvenidos al país más barato de toda América… para el extranjero, claro. Para los pobres venezolanos, debido a la altísima inflación, los precios son carísimos, y el poder adquisitivo ha ido ido disminuyendo vertiginosamente en los últimos meses. Para nosotros es todo barato, mientras cambies en el mercado paralelo. Lo curioso es que si cambiaras los euros oficialmente a 12, en lugar de a 200, entonces sí, se volvería probablemente el país más caro de todo el continente.

Gracias también al cuádruple cambio de divisas, existe un enorme desbarajuste de precios del país. Un baile de cifras sin sentido, donde hay cosas muy baratas y otras muy caras. Os doy varios ejemplos para que os hagáis una idea:

  • Un agua en un bar cuesta unos 10 BsF. Un zumo natural 60. Un cubata, unos 300. O sea, por cada zumo puedo beberme seis aguas, y por cada cubata unas treinta botellas de agua.
  • Llenar el depósito de gasolina cuesta 3-5 BsF. Es decir, por cada botella de agua, lleno dos depósitos. Y por cada cubata lleno 60 depósitos… me imagino que los venezolanos se lo pensarán antes de pedirse uno.
  • La harina financiada por el gobierno vale unos 30 BsF/Kg. La no financiada, unos 150 BsF/Kg. Esta diferencia ocurre con la mayoría de productos básicos, pues muchos están regulados. Son también éstos los que más escasean, hasta el punto que es imposible comprarlos si no es haciendo colas de 12 horas (desde la noche anterior) o comprándolos en la reventa. Como los venezolanos son muy vivos, muchos compran sin necesidad, para hacer negocio re-vendiéndolo en la calle después.
  • Un pantalón de marca, de cualquier tienda internacional de las que tenemos en España, vale lo mismo que en nuestro país.
  • Un portátil directamente no lo puedes comprar porque apenas hay oferta en las tiendas, a menos que quieras un modelo antiguo pagando el precio que vale en España uno nuevo. Aquí la informática se pide por internet.
  • Comprar una casa en un barrio pobre te puede salir desde 300.000 BsF, unos 1500 €. Eso mismo puede valer alquilar una en un barrio rico de Caracas durante un mes.
  • Para comprar un coche tienes que apuntarte a una lista de espera de años, a menos que tengas un contacto en el gobierno o el ejército. Dada la escasez de vehículos, Venezuela es (o debe ser) el único país donde un coche usado aumenta de precio con el tiempo. Hay gente que se dedica a comprar coches sólo para revenderlos. En general, en el país se revaloriza casi cualquier cosa, porque hay escasez de todo. Lo único que no puedes hacer es tener bolívares en el banco, porque se devalúan rápido y baja tu poder adquisitivo, así que cualquier cosa donde puedas invertirlos es bueno.
  • Comer un menú pueden ser 200 BsF. A la carta, entre 200 y 700.
  • Alquilar una habitación en Chacao, casi la mejor zona de la ciudad, vale unos 9.000 BsF/mes. Sin embargo, en el mismo barrio la noche de hotel puede estar en 2.000 BsF/día. En el centro de Caracas tanto la habitación como el hotel pueden valer la mitad. Aunque desde luego meterse en el centro sería un riesgo bastante alto e innecesario…

Y con esto creo que están dadas las pinceladas básicas para entender la economía de Venezuela; os dejo para amenizar, con una famosa salsa del caraqueño Oscar D’León. ¡Bienvenidos al país de la locura! ———————————————————————————————————————————————

Próxima entrada: La anarquía socialista

Anuncios

11 comentarios en “Cómo atracar un banco sin proponérselo

  1. Sabía más o menos de la situación económica de Venezuela, pero después de leerte me has terminado de dejar claro la locura que es aquello. Hablas del “país más barato de América” para un extranjero, debe serlo del mundo… aunque ese es un título difícil de arrebatarle a Cuba, andarán ahí ahí, pero lo de Cuba tampoco tiene nombre. Daría para mucho la situación allí, si te interesa investiga un poco, te adelanto que el sueldo medio de un cubano está entre 10€ y 15€ al mes… quienes más ganan son los médicos, 50€ al mes y gracias que les han subido el sueldo hace poco porque todo el que puede se larga y no vuelve… pa’ mear y no echar gota.

    Me he partido la caja imaginándote en el banco guardando los tropecientos billetes en la mochila, la peña mirando con los ojos como platos, la pobre chica que cuida a la abuela acojonaíca pensando en vaya fregao me han metido esta gente… y lo de la salida del banco acojonante claro, entre lo épico por la sensación de atracar el banco y el caguetazo por el sufrimiento de que os atraquen de verdad, y no precisamente amenazando con un cuchillo de andar por casa… de película. A mi me pasó parecido en Cuba al cambiar a pesos cubanos, pero solo por el lado de “robar al banco”, allí al extranjero se le protege demasiado y se puede ir sin ningún miedo, aunque siempre con sentido común, porque cosas malas pueden pasar y pasan, aunque no aparezcan en ningún medio de comunicación, y medios cubano menos.

    No sabía que el billete más grande era de 100, boquiabierto me has dejao… resulta que me trajeron billetes de recuerdo, de 5 y de 10, y yo sabiendo que el cambio oficial es 1€ 6 bolívares tenía “ilusión” de que sirvieran para algo al menos las primeras horas en Caracas… me da que iluso de mi jaja. En la web de dolartoday fijan ya en 424 bolívares el cambio del dolar… tremendo, a ese paso va a adelantar a Cuba por la derecha.
    Por cierto, en Cuba también ocurre lo que comentaste de los vehículos que aumentan el precio, allí creo que es más radical, hay ciudades donde directamente no ves un coche ni buscándolo, sobre todo en el Oriente, los coches allí son los de caballos. Deben ser los únicos países del mundo sí.

    Al comienzo hablas en pasado como si ya no estuvieras en Venezuela… ¿por donde andas ahora?.
    A muchos se les quitarán las ganas después de leerte, pero yo tengo cada vez más de dejarme caer por allí jeje. Un saludaco! te sigo la pista 🙂

    Tony.

    Me gusta

  2. Estuve en Cuba en 2010 y sí, es parecido en algunas cosas. Tampoco sé como está el tema ahora, teniendo en cuenta la apertura de los últimos años…

    En Cuba, sin embargo, el hecho de tener dos monedas hace que el país sea más caro para nosotros, porque en realidad para que te salga barato tienes que vivir como ellos… y claro, pues algún día iba a restaurantes en lugar del comer los pizza perros xD Y no podía por ejemplo pedir jugos en la calle, ya que el primero me dio una diarrea de varios días! No podrías gastar en “peso cubano” si quieres alquilar un coche o ir a la disco como yo hice. Así que en la práctica Venezuela sale más barato. No sé si el país que más del mundo… habría que ver países como Etiopía o cosas así, pero sin duda, en América, sí.

    Y sí, una gran diferencia con Cuba es que en la isla yo me sentí super seguro. Policía por todas partes y no demasiada delincuencia, de hecho seguramente el que menos de Latinoamérica, o esa es mi sensación. Nada que ver con Venezuela.

    Lo del bolívar es una locura… hablo con amigos y mi familia a menudo y no sé cómo va a acabar esto pero no pinta nada bien. Imagínate si a 200 era baratísimo, como será a 400. Sí que los precios suben, pero ni de coña en la misma medida que el dólar.

    No llegué al Oriente de Cuba, apenas estuve dos semanas y como sabes ir hasta Santiago es un pateo… algo que haré el día que vuelva 🙂 Muy interesante lo que cuentas! Seguramente el tercer país de la discordia sea Corea del Norte, pero ahí de momento no me atrevo a entrar XD Y es posible que en algunas zonas de la antigua URSS ,lejos de las grandes ciudades, ocurran fenómenos similares.

    Ahora mismo me encuentro en Medellín =), como ves escribo en diferido, en parte para escribir más relajado y también porque el blog lo empecé en febrero y llevo desde septiembre dando vueltas xD

    y bueno… como ya he dicho en algún post no te recomiendo ir a Venezuela en este momento… sin conocer a nadie y en una situación contínua de rumores de golpe de estado, sumado a todos sus otros problemas, yo me esperaría un poco a ver cómo avanza la cosa. Aunque bueno, cada uno con su riesgo! No sigas leyendo porque en las próximas entradas te prometo que te van a entrar más ganas de ir!! jajaj

    Colombia en cambio, país con peor fama en España, sí te lo recomiendo 😉

    Saludos, nos vamos leyendo!

    Me gusta

    • Hola de nuevo Alonso. Te acabo de escribir una buena parrafada sobre Cuba, que es lo que te dije que tenía pendiente de comentarte, pero se ha ido a tomar por culo todo el texto… y vaya coñazo volver a escribirlo! jaja. Resumiendo, por lo que comentas mi experiencia en Cuba fue muy diferente a la tuya, pagué todo en pesos cubanos igual que cualquier cubano, evidentemente no viví como ellos lamentablemente es el país con los sueldos más bajos del mundo (y con diferencia sobre el 2º), comí de puta madre en restaurantes poniéndome las botas por el equivalente a 1€, no alquilé coche pero entré a muchas discotecas pagando siempre en moneda nacional.

      Lo de la supuesta seguridad en Cuba también da para mucho, es lo que venden y es lo que notarás en las zonas turísticas, pero no es la realidad del país, aunque los problemas de inseguridad no deben llegar a los niveles de Venezuela, pero los hay y muchos, solo que no se publicitan en ningún sitio, hay que hablar mucho con la gente local para enterarse.

      Lo de la apertura, al cubano que le hables de apertura te dirá que de qué coño le estás hablando. Algo ha ido cambiando pero muy poco y muy a cuentagotas y la mayoría del pueblo cubano no ve ninguna mejora. Te escribí mucho sobre aquello, casi que lo iba a coger para actualizar el blog, pero me duele la cabeza y voy a descansar un rato. Si vuelves a Cuba avisa y te cuento mejor. ¿En qué zonas del país estuviste? Permíteme darte un consejo, para conocer la verdadera Cuba sal de La Habana echando ostias! (y matizo que La Habana me encantó).

      Te dejo el enlace a un buen vídeo grabado por allí: https://www.youtube.com/watch?v=9L1qeMzjwK4

      Me gusta

      • Hola Tony =) bueno, los tochos es lo que tiene, yo lo que hago es escribirlos en Word para no perderlos tontamente. Luego copio y pego y santas pascuas 😛

        Supongo que tu experiencia fue más inmersa que la mía. Aún así, pienso que nos salimos bastante de lo que hubiera sido el circuito habitual La Habana-Varadero, y me sorprende que encontraras restaurantes por un euro, porque por ese precio sólo recuerdo los puestos callejeros desde las mismas casas, es decir, la gente que vende comida desde su cocina a través de la puerta o ventana, tengo esta imagen sobre todo de la zona de El Vedado; aunque mi memoria puede traicionarme… Tampoco recuerdo muchas discotecas –tengo entendido que la mayoría de las fiestas son en la calle-, apenas fuimos a dos creo, y me suena que estaban lejos del precio que puede pagar un cubano promedio.

        De la seguridad, pues bueno, poder caminar de noche en varias de las ciudades que estuve –incluidos barrios populares como El Vedado-, es algo que sencillamente no se puede hacer en las ciudades de Latinoamérica. Recuerdo la sensación de encontrar un policía en cada esquina, y no pasé miedo en ningún momento. Además, la chica que “dirigía el viaje” (teníamos una líder, que ya había estado varias veces en Cuba antes) venía con un negrito de El Vedado que era algo así como el novio. Este chico tenía antecedentes penales por robo, y claro, era un cantazo porque éramos un montón de blanquitos y él, que podría, por color, ser africano puro. La policía le paraba en todos los sitios, y de hecho tuvimos alguna movida gorda por ese tema. No sé, en mi opinión no es comparable el nivel de inseguridad con el resto de países que vi en Latinoamérica.

        Y sobre la apertura, pues quizá no sea mucha, pero es posible que lo de encontrar discotecas o restaurantes baratos tenga que ver con eso.
        Llegué a Viñales en el oeste, y el triángulo Cienfuegos-Santa Clara-Trinidad por el otro lado. Saludos, y muy bueno el vídeo =)

        Por cierto, el otro día preguntabas por países ultrabaratos. Si quieres, puedes probar con éste =): http://economia.elpais.com/economia/2015/06/12/actualidad/1434099122_188917.html

        Me gusta

      • Las zonas que has comentado que visitaste son turísticas, menos que La Habana, pero seguro que viste a muchos extranjeros. He estado en Cuba en dos ocasiones, 1º en diciembre de 2014 y la 2ª vez este mayo, en total casi 2 meses. Es muy poco tiempo pero al menos pude conocer algo. La 1ª vez entré por Santiago, en el extremo oriental como sabes, donde también hay mucho turismo y por eso rápido “me perdí”, desde Contramaestre hasta Niquero, pasando por Bayamo, Manzanillo y por otros pueblitos a los que espero volver. Por ejemplo Manzanillo, una ciudad costera de unos 130.000 habitantes que me encantó y donde puedes pasar semanas sin ver un extranjero. Allí los locales te asustan mucho sobre la inseguridad y con razón, porque pasan muchas desgracias debido a la extrema pobreza.

        Por cierto, lo que comentas de poder caminar de noche en muchas ciudades de latinoamérica, creo que es muy relativo y muy personal, he caminado mucho de noche por algunas de las ciudades supuestamente más peligrosas del mundo, como San Salvador, Managua o Guatemala City, con las precauciones lógicas claro, sin nada de valor encima y asumiendo el pequeño riesgo de que me atraquen, pero fue genial, me lo pasé en grande y ningún problema. Seguro que cualquier día me tocará algún susto, de hecho ya me han intentado atracar varias veces, pero en España! tú sabes lo que le pasa a mucha gente, “vemos la paja en el ojo ajeno, y no vemos la viga en el nuestro”, jaja. Me ha gustado que cuando hablas de la inseguridad en Venezuela recuerdas que algunas de esas cosas también ocurren aquí mismo…

        Déjame decirte que en esa ciudad cubana, Manzanillo, he pasado más de 2 semanas y nunca vi a un policía, yo flipaba, la gente me decía que los hay, pero contados. Sobre los precios, tengo alguna foto de los precios de las cartas de los restaurantes, luego te la paso, vas a sorprenderte igual que yo, al principio dudaba si los precios de los platos eran pesos cubanos o los convertibles, por lo bajos que eran…

        En La Habana hay una cantidad de discotecas que no te imaginas. Es cierto que las discotecas donde van los extranjeros son caras, pero también hay muchos lugares de ambiente cubano, mucho más auténtico y precios en moneda nacional, pero claro son sitios que el turista es muy difícil que conozca. Y aunque fuerais con un chico cubano como “guía”, por lo que he visto allí estos “amigos-guías” normalmente os van a llevar a los sitios de moda, porque se piensan que es donde quieren ir los extranjeros, además de que es donde quieren ir ellos mismos, detrás de los yumas, para hacer amistades y seguir “inventando” o ligar con alguna moza extranjera que tristemente es el sueño de tantos cubanos.
        En las otras zonas que me moví, mucha fiesta en la calle sí, peor también muchos baretos-discotecas con buen ambiente y mucho baile. Estoy montando un vídeo con toda la nightlife de los últimos viajes, mucho grabado en Cuba, ya lo verás.

        El 2º viaje estuve unos días en La Habana y aunque la ciudad ofrece mucho me cansé de aquel ambiente y cogí la guagua hasta oriente, el cambio es brutal, sobre todo en cuanto al trato de la gente. En Oriente me ocurrieron cosas que si me las hubieran contado me hubiera costado creerlas, te comparto una anécdota: hice amistad con un grupo de estudiantes universitarios de inglés y me invitaron a ir a su Universidad, en la Facultad residen internos muchísimos chicos y chicas de familias humildes, sobre todo gente de muchos pueblos y aldeas cercanos a una de las ciudades grandes de la provincia de Granma, la referida Manzanillo. Me invitaron a pasar una noche en una de las habitaciones, un cuartucho donde viven 10 estudiantes en 5 literas y olvídate de más mobiliario, 0… finalmente me quedé con ellos durmiendo por 4 noches. Fue una experiencia muy divertida pero también muy triste ver en las condiciones que viven los estudiantes.
        Son edificios de 4 plantas y a la 2ª planta ya no les llega el agua, imagínate el desastre que tienen en los baños sin agua, la falta de higiene, para ducharse tienen que hacerlo a cubetazo limpio afuera del edificio a la vista de todo el mundo, y para hacer sus necesidades tienen que inventar porque casi no hay baños y sin agua, una locura.

        Pero esto no es lo peor. No tienen apenas medios, imagina que no tienen ni libros, van tirando de apuntes y fotocopias que les cuesta mucho poder imprimir… al menos sí que tienen algo de calidad en la enseñanza, el nivel de inglés que hablaban me sorprendió para bien. Pero no solo no tienen manuales sino que no tienen ni un lugar para estudiar tranquilos, en las habitaciones de 10 personas es muy difícil tener intimidad y silencio, y a lo que ellos llaman biblioteca es una sala llena de gente conversando sobre sus historias en un tono de voz ni bajo ni alto, para nosotros es incomprensible que eso pase en una biblioteca, ellos lo ven como algo normal y parece que están acostumbrados a tener que estudiar así.

        La comida que les ponen todos los días es el mismo menú, te paso una foto:

        Si te fijas la bandeja de comida es la típica que se ve en las películas carcelarias… de hecho en las prisiones de España comen muchísimo mejor que allí, que los pobres casi no comen, a mi no me entraba y mira que cuando viajo me gusta probar cosas nuevas, me intento adaptar y como casi de todo. Los dos huevos que ves en la foto deben ser los peores que probé hasta ahora, no se qué tenían pero solo pude comer un cachito, no debían ser nada frescos… lo otro que se ve es una sopa rara que no recuerdo como le llamaban, que al menos le daba algo de sabor al arroz. Y el postre es eso de abajo a la derecha, que ellos le llaman natillas, pero las natillas aquí es otra cosa que se hace con leche, eso de natillas solo tenía el nombre
        El desayuno me dijeron que es un bollo de pan muy tieso con una especia de chocolate con agua que debía estar bien malo porque casi nadie iba a desayunar.
        A ver, que como dice el refrán, “a caballo regalado no se le mira el diente”, pero lo que les facilitan es lo mínimo de lo mínimo, y el problema es que no tienen acceso a nada más por su cuenta propia.

        Podría seguir contándote cosas increíbles que pasan por allí, pero vamos ya sabrás muchas de ellas. Lo más curioso de todo esto es que se supone que la educación en Cuba es lo mejor que tiene el país… si eso es lo mejor como será el resto… ya te harías una idea cuando estuviste por allí, aunque en unas semanas no nos da tiempo a conocer mucho.
        Y mientras aquí en España el Gobierno regalando el dinero a muchas familias que no lo necesitan… esto lo se porque lo he vivido en primera persona, pero de esto no puedo contar mucho por aquí jaja. Si en un país como España hay estos niveles de corrupción, no quiero imaginar en otros países donde el control del dinero público sea mucho menos….
        Te cuento otra anécdota que te resultará curiosa, intento resumir: a mi mismo me dieron una beca hace unos años para irme a estudiar inglés al extranjero, me pagaron bastante dinero y me pude ir casi un mes a Nueva York, casi sin requisitos, porque estudié Derecho y no estudiaba inglés durante la carrera ni necesitaba el inglés para mi trabajo. Encima resulta que mi padre es profesor en la educación pública, y yo no necesitaba que el Gobierno me ayudara con ese dinero, pero claro si me lo regalan no voy a ser tan estúpido de renunciar a ello para se lo den a otro que tampoco lo necesita… así han estado regalando el dinero a 50.000 estudiantes cada año desde hace muchos años. Y se de gente que de verdad necesitaba la beca porque el inglés era importante en sus carreras, y eran de familias humildes, y no han tenido acceso a ello… y como esto mil cosas más. Puto mundo loco…

        En fin. Ya corto el rollo! espero que no se te haga pesada tanta letra, me encanta escribir y a veces empiezo y no se parar jaja. Voy a leer lo de Zimbabue. Salud 😉

        Me gusta

  3. Te añado una cosita sobre los restaurantes, he buscado la foto que te dije de la carta a precios regalados pero no la he encontrado, la buscaré más tranquilo porque tiene que estar, pero mírate este enlace de una viajera argentina, muy simpático lo que les ocurrió con los precios en una de las ciudades que visité, Bayamo:

    “…Empezamos a caminar y comenzó a aparecer gente. Teníamos mucha hambre, llevábamos alrededor de 24 horas sin comer nada, y después de mi dolor de panza en el camión decidimos comer algo “sano”. Así que nos recomendaron el Restaurante Vegetariano y hacia allí fuimos. Era muy raro que los restaurantes tenían todo el frente de vidrio pero tapado con cortinas. Parecían cerrados.

    Golpeamos la puerta y esperamos, y mientras que esperábamos apareció un muchacho Cubano, que parecía de nuestra edad y también quería entrar a comer. Nos pusimos a charlar con él, muy buena onda. Se llama Carlos, trabaja de periodista y estudió cine. Cuando entramos al restaurante, nos sentamos juntos. Nosotros pedimos un plato para cada uno. No nos pareció barato como nos habían dicho. Y Carlos se pidió 4 platos para él solo. Encima cuando nos sirvieron, nos pareció poca cantidad para lo que costaba. Carlos seguía pidiendo platos, nosotros no entendíamos qué pasaba. Y él nos ofrecía comida y nos incitaba a pedir más. Hasta que después de un rato Jaimis disimuladamente le dice que le parece caro. Entonces Carlos le pregunta: ¿pero vos crees que los precios son en CUC (dolares)? Y ahí nos dimos cuenta que los precios eran en Moneda Nacional y demasiado baratos. Por ejemplo cada plato costaba 2 o 3 pesos de MN. Por eso nosotros pensábamos que la carta estaba en CUC, era más probable. Ahí empezamos a pedir más platos. Bayamo es el paraíso de los restaurantes baratos. Carlos nos mostró restaurantes de mariscos, mexicano, de comida española y todos demasiado baratos y ricos! Jaimis estaba entusiasmadísimo porque le encanta comer, tanto que a la noche fuimos primero a un restaurante y después a otro.”

    http://www.caminandoporelglobo.com/2013/06/bayamo-y-sierra-maestra/

    Me gusta

  4. No recuerdo ver a muchos extranjeros salvo en Varadero :S Sí que son sitios conocidos, pero tenía 15 días, no me iba a ir a Manzanillo xD. También marca la diferencia viajar solo o en grupo. Anyway, pienso volver jajaj. Por cierto, no se ve la foto :S y esperando impaciente me hallo, los vídeos de la nightlife! ^^ Lo primero que recuerdo al llegar a Cuba es flipar con la cantidad de gente que había en la calle 😛 En España no se hace vida en la calle igual ni de lejos, y eso que desde el resto de Europa supongo que dirían que vivimos en ella xD

    Sobre la seguridad, no estoy muy de acuerdo… quizá no me expresé bien y más que “caminar de noche” se trata de “caminar solo de noche y por lugares solitarios”. De todos modos, he caminado en Caracas de noche -con gente eso sí-, y lo veo bastante inseguro. Cartagena por contra es relativamente seguro dentro del centro, pero me parece un poco locura hacerlo por según que sitios fuera de éste. Sobre las ciudades que comentas, no he estado en ellas, pero es que cualquiera que te lea se va a llevar la impresión de que la gente exagera y que eso es como España, y es que ni de coña. Te atracaron en España, vale, puede pasar, mala suerte. ¿Te sacaron un arma? Porque el día que te pase en San Salvador me imagino que te la van a sacar.

    No sé, ayer salí por Medellín y el colega con el que fui me comentó que en el mismo parque Lleras, epicentro de la fiesta aquí y que se supone un lugar seguro, le drogaron y robaron con escopolamina. Él mismo hace tres semanas estaba en un bar y dos tipos se sacaron dos pistolas amenazándose. Desde luego yo no conozco ninguna historia parecida en España, pero es que aquí he oído una infinidad de esas. Todo esto lo cuento porque da la sensación de que quieras relativizar el tema de la inseguridad y que “en todos sitios pasan cosas”, y sí, pasan, pero la diferencia de Europa a acá es abismal…y lo sabes.

    Y sí, supongo que en Cuba hay mucha miseria, pues como en toda América. De todos modos, pienso que ahí nadie se muere de hambre, y todo el mundo tiene un techo, y eso marca la diferencia con otros países de la zona. No sé si estarás de acuerdo con esto, tú lo sabrás mejor que yo. Y la educación… pues bueno, con los medios que tienen, pues es lo que hay. Que en Cuba estudiar una carrera es gratis!! GRA-TIS del todo. Y en Venezuela también. Ya quisiéramos eso en España, que hay gente que no se la puede pagar. Cuando te hablo del negrito cubano… era psicólogo lol!! Vaya, que el prototipo de “kinki” cubano puede ser hasta universitario xD

    Me gusta

  5. 2 pesos cubanos es una miseria sí, unos 7 céntimos de euro. Increíble pero cierto sí. Son restaurantes estatales que no están para hacer negocio. Aquí también pasa, no igual pero parecido y casi peor porque es con gente que no lo necesita, por ejemplo en mi trabajo hay un comedor estatal que regalan la comida a muchos funcionarios, un saco sin fondo en cuanto a gasto público. Aquí llevas la foto que te referí de la carta, como ves comí en el mismo restaurante que la gente del blog que te enlacé:

    Otra foto de una especia de hamburguesería… en la que no se vendían hamburguesas LOL los precios son siempre en pesos cubanos, el cambio son unos 30 pesos cubanos por €:

    Aquí una foto más bonita de la hamburguesería 😉

    Bayamo no es una ciudad tan pequeña como decía la chica del blog, 230.000 habitantes según Wikipedia, por si vuelves por allí me gustó mucho sobre todo el ambiente y la fiesta.

    Sobre gente viviendo en la calle, me moví mucho por la noche allí y tristemente vi mucha gente durmiendo en la calle. El tema de la vivienda allí también es una locura, para la mayoría de matrimonios con varios hijos independizarse no es un objetivo, es un imposible, he visto como conviven hacinados familias enormes en casas bien humildes, pero bueno, como dices al menos la grandísima mayoría tienen un techo. Está claro que el régimen tiene algunas cosas buenas, pero por mi experiencia son pocas y solo comparadas con los países tercer mundistas. Destacan la sanidad (BTW compartí varios días con un estudiante de 2º de medicina, estuve en el hospital durante una guardia, que ya le tocaba hacer guardias de 24h cada no mucho tiempo como si fuera un médico profesional… la falta de medios que tienen es tremenda, pero al menos tienen lo mínimo) y la educación. Sobre la educación te copio un texto que leí hace poco de un cubano que escribe muy bien sobre la realidad del país:

    “Se dice que la enseñanza universitaria en Cuba es gratuita, pero eso es incorrecto. Sería más apropiado decir que es de acceso universal. Cualquier cubano (en dependencia del promedio y resultados en las pruebas de ingreso) puede acceder a la Universidad; y, aunque el estudiante no tiene que pagar un peso, la educación superior tiene un precio. Una vez que el estudiante se gradúa debe trabajar para el Estado, 3 años si es mujer y 2 años si es hombre (ya que el hombre hace 1 año de servicio militar). Este periodo es conocido como el “Servicio Social”. El Servicio Social es obligatorio, se trabaja a sueldo mínimo (225 pesos al mes, unos 9 dólares) en una plaza asignada por el gobierno. Si un recién graduado no cumple con el Servicio Social, el Ministerio de Educación Superior le invalida el título universitario.

    En los tiempos en que mis padres estudiaron, se consideraba que la educación primaria era de excelente calidad. Sin embargo, hoy día la situación deja mucho que desear. Debido a los bajos salarios en Cuba, existe un déficit enorme de maestros, por esto la calidad de la educación se ve muchas veces afectada. Es común escuchar que maestros cobran por poner buenas notas y, ya es práctica habitual el que algunas de las clases sean mediante reproducción de cintas previamente grabadas…”

    ¿Conoces a gente en España que no estudia porque no pueden pagar la carrera? No dudo que pase, pero deben ser casos extrañísimos, al menos cuando yo estudiaba me pagaban un dineral de beca, ahorraba pasta vamos, evidentemente me busqué un piso de estudiantes barato y no me pulía el dinero en fiestas semana tras semana (lo que no significa que no me las pegara jaja, pero gastando muy poco), y como te dije por la profesión de mi padre nunca hubiera necesitado beca… te diré que nunca pensé que me iba a ver criticando un tema de becas, pero vivir en primera persona la forma de derrochar aquí da asco, esto te lo comento al hilo de las becas para estudiar inglés en el extranjero, que apenas te lo referí pero es una historia muy larga y hay que matizarla mucho, en realidad lo que son es unas vacaciones pagadas, solo exigen hacer un curso de inglés de 3 horas al día 5 días a la semana, que mucha gente se que ni lo hacía, solo pagaban por el curso y ya… lo que viví casi un mes en Nueva York gracias a aquella beca y lo que se por otra gente que también la disfrutaron y se fue a otros lugares da para escribir la biblia jaja. Sin embargo otra beca que me dieron para estudiar inglés una semana aquí en España sí que me pareció genial y muchísimo mejor organizada, en esta otra beca no pagaban dinero directamente sino que el Ministerio de Educación asume los gastos de alojamiento, comida y material, las clases eran grupos reducidos con profesores nativos y aprendí más inglés en una semana que en muchos meses en el instituto. Corto con esto, que veo que divago demasiado.

    Lo que te comenté de andar por esas ciudades de Centro América, llevas razón en que están muy lejos de nosotros en cuanto a seguridad ciudadana, eso creo que se da por sabido por todo el mundo, lo quería hacer ver es que sí se puede caminar de noche, también fui sólo en varias ocasiones, y es muy difícil que tengas problemas. Si tienes mucha mala suerte pues te robaron y seguramente te dejen sin zapatillas y tal, pero si no opones resistencia no debe ir más allá. Lo que tengo claro es que se exagera de una forma asquerosa y lamentable sobre la inseguridad en muchos países, en Venezuela en concreto parece que no se exagera tanto pero en muchos otros países se sabe que existen problemas pero son entre los locales y en zonas muy concretas, hay que informarse bien de donde ir y donde no ir, pero sin embargo lo que se hace es generalizar de mala manera y destruir turísticamente a un país entero, y lo peor es que la mayoría de gente que habla mal de muchos países y de lo peligrosos que son, y súper convencidos, ni siquiera han estado allí!! Me ha pasado muchas veces por ejemplo con países como República Dominicana o Filipinas, de los que muchísima gente tiene un concepto equivocadísimo, pero vamos ellos se lo pierden. También es triste ver que por culpa de eso la familia se preocupe demasiado cuando no tienen por qué hacerlo. Lo que esto hace es que todavía hay muchos lugares increíbles en países maravillosos sin explotar turísticamente, con la parte buena que esto tiene.

    Por cierto, ¿qué tal por Varadero? Volverías? Son buenas playas y ya? Hay ambiente cubano?
    Ahh, la foto que no se podía ver de la comida en la Universidad (en la imagen parecerá hasta decente, pero había que probar aquello, o escuchar a los chicos hartos de ver todos los días lo mismo):

    Aquí otra foto en una de las habitaciones donde dormí, como te dije es lo que ves, 0 mobiliario con las demás literas al otro lado (los colchones los tienen que entregar el fin de semana si van a sus casas para que no se pierdan…). No caí en hacerle una foto a los baños, pero si has visto Trainspotting y recuerdas la secuencia en que mostraban “el peor baño de Escocia” te puedes hacer una idea:

    Ya termino! Creo que con esto ya no te doy más la lata sobre Cuba jaja. Un saludaco y encantado de ir contrastando información y puntos de vista! Tomo nota de lo que me cuentas de Medellín, andaré con cuidado por allí. Te dejo con un vídeo habanero con música muy linda:

    Me gusta

  6. Pingback: Viajando por un paraíso: Gran Sabana, Brasil e Isla Margarita (II) |

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s