La soga del muerto

Así es como la llaman.

Cuando vine a América, sabía que era una de las cosas que iba a probar, tarde o temprano. Mi amigo Dani, arquitecto también, se había pasado un año en el Amazonas de intercambio universitario, y no paraba de hablar de esto. Tanto la recomendó y tan buena experiencia decía haber tenido, que me metió el gusanillo. Ya existe en Europa, aunque a precios estratosféricos y muchas veces sacada de contexto, pero se está poniendo muy de moda. Dani me recomendó probarla como lo había hecho él, en la selva, y a cargo de un chamán que la prepare. Así que como en Venezuela llevaba idea de entrar al Amazonas en algún momento, entré en contacto con un grupo en Facebook que se dedicaban a realizar tomas de ello. Al final lo de la selva fue imposible, pero no es tan relevante. Los que no os oléis aún de que estoy hablando, estaréis pensando que me he vuelto loco… ¿de qué está hablando el drogadicto este??

Sigue leyendo

Anuncios

…y llegó junio; ¡a pagar impuestos!

Voy a hacer un paréntesis en cuanto a la tónica del blog para hablar sobre el tema de la tributación, aprovechando que por estas fechas todos debemos declarar a hacienda. Este año va a ser el primero en el que yo haga la declaración, y en unas circunstancias bastante cómicas (desde Colombia). Este post está orientado a la gente que se dedica a jugar a poker online, ya sea como ocio o como forma de vida, aprovechando que para muchos de ellos será este año también su primera declaración de la renta. Así que si eres del mundillo off poker, quizá esta entrada te parezca un poco coñazo… de todos modos, te animo a dar tu opinión, quizá así pueda mejorar mi visión del asunto. Intentaré filosofar un poco sobre todo el asunto, así quizá puedas sacar alguna conclusión en cuanto a tu propio pago de impuestos.

Preparaos bien, porque…

Sigue leyendo

Disfrutando Caracas

Sin duda, Caracas es una ciudad donde me planteo quedarme a vivir, el día que mejore la crisis venezolana. Mi estancia allá fue divertida, además de provechosa económicamente.

El primer acierto fue contactar con gente de couchsurfing, pues esta comunidad va mucho más allá de “conseguir una casa gratis”, y de hecho en esta ocasión lo usé exclusivamente para introducirme socialmente en la ciudad. Gracias a Sahira, Oswaldo y Carolina descubrí partes de Caracas que de otro modo no hubiera explorado jamás.

El centro de Caracas no me pareció tan peligroso como cuentan. Imagino que es como todo, el peligro es inherente, y si no tienes mala suerte, pues no lo sufres. Me gustó el centro porque está más cuidado de lo que esperaba, y se ven bastantes edificios nuevos/modernos, en comparación con el resto de ciudades de estas latitudes en las que había estado hasta la fecha. También me agradó que tuviera varias calles peatonales, se agradece, pues en estos países el peatón es prácticamente un cero a la izquierda y los coches te atropellan allá donde vayas. Vi varias bilbiotecas, el panteón donde tienen enterrado a Bolívar, el parque de Carabobo, y otros sitios emblemáticos. Peculiar me pareció la plaza del Venezolano, donde cualquiera que pase se pone a bailar en cualquier momento, algo desde luego insólito en mi país, y que da una idea de lo genial que es aquí la gente.

gente bailando p venezolano

Gente bailando en la plaza del Venezolano

Sigue leyendo